Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


8 de Abril, 2009


Sintiendo estos días con María

Son días, los de la Semana Santa, en que de manera especial intentamos actualizar la Pascua del Señor. Su paso por la vida, sabiéndola dar, también con el dolor, la cruz y el sufrimiento. Pero una testigo silenciosa le acompañaba y estaba con El. Sigue estando con nosotros en estos tiempos. Y a Ella queremos recordar y sentir en estas vísperas de la Pasión, Muerte y Resurrección de su Hijo con este poema que adjuntamos:

Madre del crucificado
por Miguel Ortega Riquelme
Madre del Crucificado,
María del Cordero llevado al matadero,
del Inocente condenado entre bandidos,
del Señor de tan largo Viernes Santo,
del Varón de sufrimientos y dolores,
te bendecimos y te alabamos
por tu Hijo fiel y generoso,
tu consuelo, tu apoyo, tu alegría.
María, tú lo animas con tu presencia
en la montaña del dolor.
Tú lo acompañas en el Calvario
y sufres con su sacrificio y su agonía.
Tú lo fortaleces en la aflicción
y lo alientas en la hora del abandono.
María, tú lo llenas de valor y de energía
cuando debe asumir la soledad y el sufrimiento.
Nuestras cruces, Madre muy querida,
pesan demasiado sobre nuestros hombros.
No queremos negarlas ni evadirlas,
sino cargarlas con valor todos los días.
Sólo en el dolor de Jesús,
podemos vivir nuestro dolor.
Sólo en la cruz de Jesús,
podemos llevar nuestras cruces.
Te pedimos, Madre buena,
que tú estés de pie junto a nosotros
y que nos animes con tu cariño y tu presencia.
María del sufrimiento,
Madre del Viernes Santo,
acompáñanos hasta la madrugada del Domingo.
Amén.

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 8 de Abril, 2009, 9:54, Categoría: Reflexiones creyentes
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Abril 2009  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com