Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


La revolución de Jesucristo

(Mt 22,34-40):   En aquel tiempo, cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había tapado la boca a los saduceos, se reunieron en grupo, y uno de ellos le preguntó con ánimo de ponerle a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?». Él le dijo: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas».

 

 

 

Un texto de Ignacio Larrañaga sobre LA REVOLUCION DE JESUCRISTO que nos envía nuestra amiga Ninfa Duarte, puede expresar bien hoy el comentario a este trozo evangélico que viene a ser como el resumen fundamental de nuestra condición de seguirdores de Jesús: amar a Dios y amar a los hermanos. Algo en lo que en la teoría y en la praxis coinciden todos los manuales religiosos de buena voluntad del mundo entero. Esta es, pues, según Ignacio Larrañaga, autor conocídísimo, la Revolución de Jesucristo:

 

Derribar las murallas del egoísmo,

crear un corazón nuevo,

trocar los motivos

y criterios del hombre,

trabajar por los demás

con el mismo interés como si trabajara

 por mí mismo,

despreocuparse de sí mismo,

para preocuparse de los demás,

adquirir la capacidad de perdonar,

comprender…

Todo eso es tarea de siglos y milenios.

esa es la gran revolución de Cristo!

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 22 de Agosto, 2008, 11:04, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com