Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Sin fronteras

(Mt 15,21-28):  En aquel tiempo, Jesús salió y se retiró al país de Tiro y Sidón. Entonces una mujer cananea, saliendo de uno de aquellos lugares, se puso a gritarle: «Ten compasión de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija tiene un demonio muy malo». Él no le respondió nada. Entonces los discípulos se le acercaron a decirle: «Atiéndela, que viene detrás gritando». Él les contestó: «Sólo me han enviado a las ovejas descarriadas de Israel». Ella los alcanzó y se postró ante Él, y le pidió de rodillas: «Señor, socórreme». Él le contestó: «No está bien echar a los perros el pan de los hijos». Pero ella repuso: «Tienes razón, Señor; pero también los perros se comen las migajas que caen de la mesa de los amos». Jesús le respondió: «Mujer, qué grande es tu fe: que se cumpla lo que deseas». En aquel momento quedó curada su hija.

 

Varias cosas llaman la atención en este texto evangélico. La fe tan intensa y tan grande de la cananea que, pese a las dificultades con las que se encuentra incluso del propio Jesús, persiste en su intento, no se desanima, sigue en su proyecto y logra lo que pretendía. En ningún momento se queja de no ser escuchada ni atendida. Desde su humildad y el reconocimiento de que no se lo merecía pide lo mejor para su hija y le es concedido.

 

Otra cosa son las duras palabras que Jesús le dirige. Como si no viniera para todo el mundo, como si su Padre no lo fuera de todas las personas independientemente de su condición, origen o situación. ¿Es una prueba? Es lo que se supone. Algo que en cada momento nos encontramos en la vida. Dificultades, objeciones, contratiempos con los que nos tropezamos y hemos de superar. Más fácil de entender así, para que sepamos salir delante de los baches de la vida. Como si se hiciera el sordo, como lo percibimos nosotros muchas veces cuando acudimos a El al borde ya del precipicio.

 

Y, pese a todo, se pone de manifiesto la universalidad del mensaje, la universalidad de la persona de Jesús. Para El no hay cananeos ni judíos, nacionales ni extranjeros, europeos ni subsaharianos, latinos ni españoles. Todos somos uno en Cristo Jesús. El ha venido para anunciar el Evangelio a toda la creación, y a ello nos envía cuando resucita. No solo a la casa de Israel. Ser del pueblo de Dios no exige una sangre, una raza, una nación, una cultura especial. Nadie puede poner fronteras a su llamada. Su política es diferente a las de la Unión Europea y las de muchos países desarrollados que teniéndolo todo cierran las puertas a los que no tienen nada.

 

Una llamada también a descubrir las murallas de separación que nosotros mismos levantamos por diferencia de criterios, por actitudes distintas a las nuestras, por sentirnos heridos por una u otra cosa.

 

 

 

Por arquina - 17 de Agosto, 2008, 8:55, Categoría: General
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Referencias (0)




<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com