Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Como los niños

(Mt 19,13-15):   En aquel tiempo, le presentaron a Jesús unos niños para que les impusiera las manos y orase; pero los discípulos les reñían. Mas Jesús les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, y no se lo impidáis porque de los que son como éstos es el Reino de los Cielos». Y, después de imponerles las manos, se fue de allí.

 

Como los niños. Nos lo ha puesto de mil formas como ejemplo. De los que son como ellos es el Reino de los cielos. Capaces de enfadarse y al momento de olvidarse, de enojarse con sus amigos y al instante estar jugando con ellos, sonrientes, cariñosos, espontáneos, contando la verdad en todo instante, sin esconder nada o descubriéndolo enseguida. Con la sinceridad y la verdad por delante. Dejándose llevar por el corazón. Sabiendo reconocer a quien los quiere. Con sus vidas llenas de ilusión y de magia. Sabiendo vivir en todo momento el instante presente con plenitud. Sin importarles el ayer ni el mañana. Y, por otra parte, indefensos, necesitados de protección y capaces de pedirla. Con miedo en ocasiones, pero sin el mismo cuando saben que están acompañados. De los que son así, como ellos, es el Reino de Dios. Porque todas estas cosas son las que nos habla el Evangelio como actitudes interiores que el creyente ha de tener en todo momento.

 

Por eso a Jesús no solo no les molestan, sino que los acaricia y los bendice. Es toda una acción simbólica en la que Jesús manifiesta su preferencia por los sencillos, por los limpios de corazón, por los débiles, por los que no parecen contar para la sociedad pues no son útiles. Es también un modo de enseñar cómo debemos acercarnos a los insignificantes. Frente al poder de los influyentes, frente a los grandes de la sociedad, frente a los que salen en las fotos de las grandes decisiones, Jesús nos habla de otras fotos que son necesarias captar y hacer en nuestro entorno.

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 16 de Agosto, 2008, 8:41, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Referencias (0)




<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com