Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Advertir y corregir

 (Mt 18,15-20):   En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Si tu hermano llega a pecar, vete y repréndele, a solas tú con él. Si te escucha, habrás ganado a tu hermano. Si no te escucha, toma todavía contigo uno o dos, para que todo asunto quede zanjado por la palabra de dos o tres testigos. Si les desoye a ellos, díselo a la comunidad. Y si hasta a la comunidad desoye, sea para ti como el gentil y el publicano. Yo os aseguro: todo lo que atéis en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo. Os aseguro también que si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos».

 

 

Cuesta corregir al otro, dar la cara, enfrentar nuestra opinión a la de la otra persona, llamar la atención, hacer caer en la cuenta de la conveniencia o no conveniencia de algo, pero es también una señal de amor al hermano y de fraternidad. Es sentir los fallos del otro como nuestros propios y en el fondo dar la cara por nosotros mismos. Tenemos miedo a no acertar, a herir y nos conformamos con orar por el hermano, lo cual no está de más, pero es necesario también ser activos. Aquí vale también aquello de “a Dios rogando y con el mazo dando”.

 

Desde luego lo que no debemos hacer es criticar a sus espaldas, herirle con nuestros comentarios por detrás. Podemos usar de intermediarios para dirigirnos a la otra persona, pero siempre con esa intención y pensando que el tercero en cuestión tiene más confianza, mas entrada con el hermano. Porque amar al otro es también advertir y corregir. Y no solo a niveles interpersonales, sino también a niveles colectivos, sociales, de asociaciones o instituciones. Es una forma de colaborar en el cambio social que conduzca hacia la fraternidad.

 

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 13 de Agosto, 2008, 8:52, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com