Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


10 de Agosto, 2008


No teman

(Mt 14,22-33):  Después que se sació la gente, Jesús apremió a sus discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran a la otra orilla mientras él despedía a la gente. Y después de despedir a la gente subió al monte a solas para orar. Llegada la noche estaba allí solo. Mientras tanto la barca iba ya muy lejos de tierra, sacudida por las olas, porque el viento era contrario.

De madrugada se les acercó Jesús andando sobre el agua. Los discípulos, viéndole andar sobre el agua, se asustaron y gritaron de miedo, pensando que era un fantasma. Jesús les dijo en seguida: «¡Animo, soy yo, no tengáis miedo!». Pedro le contestó: «Señor, si eres tú, mándame ir hacia ti andando sobre el agua». Él le dijo: «Ven». Pedro bajó de la barca y echó a andar sobre el agua acercándose a Jesús; pero, al sentir la fuerza del viento, le entró miedo, empezó a hundirse y gritó: «Señor, sálvame». En seguida Jesús extendió la mano, lo agarró y le dijo: «¡Qué poca fe! ¿Por qué has dudado?». En cuanto subieron a la barca amainó el viento. Los de la barca se postraron ante Él diciendo: «Realmente eres Hijo de Dios».

 

Atento a todos los detalles de la convivencia y existencia entre las personas: se preocupa porque no pasen hambre, les sacia, se despide de ellos, se preocupa de los más cercanos, les anima en las dificultades, al tiempo que saca momentos para su Padre, de quien le viene su fuerza y su espíritu de vida.

 

Porque tiene confianza en El, Pedro camina sobre el agua. Desde que la pierde, se deja llevar por las dificultades y comienza a hundirse. Sin más comentarios, traslademos esta situación a nuestra vida de cada día en medio de nuestros gozos y problemas, de nuestras alegrías y dificultades, y reflexionemos cómo nos va cuando nos situamos en la confianza y cómo en el miedo. Nosotros solos saquemos las conclusiones, y ensayemos a vivir sin temor.

 

Este texto ya lo hemos comentado otras ocasiones y nos hemos extendido en el mismo. Viajeros en esa barca que es la de nuestra vida, azotada por olas de dificultades y problemas, hemos temido zozobrar. Y, sin embargo, aquí seguimos. ¿Cómo estaríamos de bien por dentro si el miedo no nos hubiera atenazado en tantas ocasiones?. Al final, siempre descubrimos que esas olas que parecen gigantes son pequeñeces que simplemente nos acobardan. En ocasiones es la falta de aprecio en los que esperábamos encontrar amistad, en otras es la dificultad que sentimos en nosotros mismos para ser como soñamos y aspiramos ser. Y en todas la solución es quitarnos el miedo, dejarnos llevar de la confianza y saber que estamos en sus manos.

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 10 de Agosto, 2008, 8:52, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Referencias (0)




<<   Agosto 2008  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com