Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


16 de Julio, 2008


En el día de la Virgen del Carmen

(Mt 11,25-27):   En aquel tiempo, Jesús dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar».

 

Y entre los más pequeños y sencillos a quienes se les dio a conocer los misterios está una mujer, de una aldea de Israel, llamada María, de Nazaret en concreto, cuya fiesta, bajo la advocación del Carmelo, celebramos hoy. Una fiesta, la de la Virgen del Carmen, que se recuerda en cada esquina de nuestro planeta que da a un trozo de mar y donde hay pescadores y marineros que arriesgan su vida todos los días buscando el pan para sus hijos en medio de borrascas, olas y tormentas. Todos ellos la tienen como patrona. También ellos no entran en la categoría de sabios y cultos, sino en la de personas inteligentes cuya inteligencia les viene de la sencillez, de la honradez, del trabajo y del esfuerzo de cada día. Para ellos nuestro recuerdo desde el Evangelio de cada día. Para aquellos que en el océano buscan el pan de cada día para sus hijos. Para aquellos que desde la bravura del océano traen a los demás nuestro alimento de cada día en forma de pescado que nos nutre.

 

Pero también para todos los que trabajan en el mar desde cualquier campo, haciendo investigaciones o transportando las mercancías que de un lugar a otro sirven para el abastecimiento diario o para los que nos conducen por motivos de negocios o de turismo de un país a otro y que nos permite conocer nuevos horizontes.

 

El mar, con toda su historia y su horizonte abierto, es también hoy el lugar donde mueren miles de personas, no tanto por su trabajo, sino intentando atravesarlo en embarcaciones inconsistentes buscando en las otras orillas un trabajo que dé sustento a sus familias, sabiendo que pueden encontrar en esa travesía la muerte, pero arriesgándose a ello pues casi no pueden elegir entre la vida y la muerte, sino entre un tipo de muerte y otra forma de morir que puede cambiarse en vida con algo de suerte.

 

Que esa suerte, la de los pobres que no tienen nada y la buscan en otro sitio, y la de los sencillos pescadores, marineros y un largo etcétera que hacen del mar, del océano su hogar de cada día, sea hoy el contenido de nuestro comentario en el día de Ntra Sra del Carmen, su patrona. A Ella, la única María de Nazaret, sin títulos universitarios, le encomendamos a estos colectivos necesitados y a Ella acudimos para que nos revele cada día el misterio de hacernos y sabernos pequeños y sencillos de corazón.

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 16 de Julio, 2008, 8:40, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com