Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


11 de Julio, 2008


Como serpientes y palomas

 (Mt 10,16-23):   En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Mirad que yo os envío como ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas. Guardaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y os azotarán en sus sinagogas; y por mi causa seréis llevados ante gobernadores y reyes, para que deis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Mas cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué vais a hablar. Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento. Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros. Entregará a la muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levantarán hijos contra padres y los matarán. Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará. Cuando os persigan en una ciudad huid a otra, y si también en ésta os persiguen, marchaos a otra. Yo os aseguro: no acabaréis de recorrer las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del hombre».

Nos ha hablado claro desde el principio. La aventura de ser creyente no será fácil. Habrán muchas y variadas dificultades, hasta persecuciones. Por eso no se puede ser aventureros, hay que saber analizar las realidades y actuar con prudencia, sabiendo que somos ovejas en medio de lobos, sin presunciones , sencillos como las palomas, pero, sobre todo, prudentes como las serpientes.

 

No es cuestión de ir arriesgando familia, sentimientos, posesiones, la propia vida. Hay que saber sobrevivir en medio de las dificultades y adversidades. Por eso hay que ser perspicaces. Es decir, actuar con inteligencia. La inocencia o sencillez de las palomas que también nos ha de cubrir no nos invita a ir por la vida con romanticismos, como si todo fuera fácil y sencillo y a flor de caramelo. Tampoco es una prudencia que nos lleve a la pasividad, a estar apagados, con la cabeza gacha.

 

Todo lo que tiene de activa como símbolo de hacer el mal es lo que se nos recomienda para que nosotros lo pongamos al servicio del bien, por eso como serpientes y palomas a un tiempo. Sabiendo emplear los medios necesarios para los fines y las tareas que se nos han encomendado. Porque la actitud de fondo sigue siendo la misma: no tengamos miedo, el Espíritu hablará por nosotros. Por eso, seguimos poniendo todo en sus manos.

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 11 de Julio, 2008, 13:19, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Referencias (0)




<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com