Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


9 de Julio, 2008


Llamada personal y comunitaria

(Mt 10,1-7):   En aquel tiempo, llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia. Los nombres de los doce Apóstoles son éstos: primero Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo el publicano; Santiago el de Alfeo y Tadeo; Simón el Cananeo y Judas el Iscariote, el mismo que le entregó. A éstos doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones: «No toméis camino de gentiles ni entréis en ciudad de samaritanos; dirigíos más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca».

 

Es una llamada personal, a cada uno con su nombre y con su historia. Siempre para una tarea, una misión que es no solo evitar el mal –no tomen el camino de los gentiles-, sino luchar contra el mismo –vayan a las ovejas perdidas-, y hacer positivamente el bien –proclamen el Reino de Dios.

 

Es una llamada personal pero también parece un envío comunitario. No vamos por lo libre por el mundo, haciendo lo que a cada uno le parece o le sale de su buen sentido. Hay un criterio y un estilo que viene de la comunidad, nace de ella y se forma y planifica en comunidad. Somos comunidad, no meros individuos. Somos personas, sí, con lo que somos y valemos, pero en comunidad, compartiendo con los demás y recibiendo de los otros.

 

No es un grupo de amigos sin más, algo meramente intimista. Es un grupo de acción, para la misión, enviados con una finalidad, es decir un grupo misionero. Los Doce simbolizan toda la Iglesia y en ellos somos enviados todos con la misma finalidad y tarea.

 

Nosotros hoy no vamos dirigidos a las ovejas descarriadas de Israel, hemos de estar en y entre la sociedad y el mundo moderno, donde viven las personas unas veces bajo nuestro mismo techo, otras que encuentran complicada nuestra manera de entender el Evangelio, que viven inmersos en las esclavitudes de nuestro tiempo o bien obstaculizando la marcha de otros hacia la verdadera liberación. Y están en todas partes, bajo nuestro techo, en la comunidad de vecinos, en la universidad, en los parlamentos que elaboran leyes, en los altos puestos de nuestra sociedad, oprimiendo a los pobres o avalando, con acciones u omisiones, situaciones de injusticia.

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 9 de Julio, 2008, 8:30, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com