Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


2 de Julio, 2008


Somos contradictorios

(Mt 8,28-34):   En aquel tiempo, Jesús al llegar a la otra orilla, a la región de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, y tan furiosos que nadie era capaz de pasar por aquel camino. Y se pusieron a gritar: «¿Qué tenemos nosotros contigo, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?». Había allí a cierta distancia una gran piara de puercos paciendo. Y le suplicaban los demonios: «Si nos echas, mándanos a esa piara de puercos». Él les dijo: «Id». Saliendo ellos, se fueron a los puercos, y de pronto toda la piara se arrojó al mar precipicio abajo, y perecieron en las aguas. Los porqueros huyeron, y al llegar a la ciudad lo contaron todo y también lo de los endemoniados. Y he aquí que toda la ciudad salió al encuentro de Jesús y, en viéndole, le rogaron que se retirase de su término.

 

Por una parte lo reciben con gozo y entusiasmo, pero por otro lado le ruegan se retire de su lugar. Por una parte les libera del mal, pero por otra parte sienten como si algo suyo, material, se les tuviera que quitar para dar otro bien espiritual. Algo de contradicción hay en las reacciones que se suscita leyendo este texto del Evangelio. Como contradicciones existen en nuestro obrar y ser de cada día, pues algo de contradictorios llevamos en nuestro interior cuando queriendo estar en un sitio no estamos, queriendo ir no vamos, queriendo comportarnos de determinada manera lo hacemos de otra.

 

De alguna forma nos recuerda aquella plegaria que nuestra amiga Ninfa Duarte nos hizo llegar en su momento:

 

¿Quién soy yo para no perdonar?

(de Lecturas de reflexión)RPJ

 

Esta plegaria fue hallada en el campo de concentración de Ravensbruck, se encontró garabateada en un papel de estraza, al lado del cadáver de un niño. En ese lugar perdieron la vida 92,000 personas, entre mujeres y niños.

"Acuérdate, Señor,
no sólo de los hombres y mujeres de buena voluntad, sino también de los de mala voluntad.
No recuerdes tan sólo todo el sufrimiento que nos han causado; recuerda también los frutos que hemos dado gracias a ese sufrimiento: la camaradería, la lealtad, la humildad, el valor, la generosidad y la grandeza de ánimo
que todo ello ha conseguido inspirar.

Y cuando los llames a ellos a juicio, haz que todos esos frutos que hemos dado sirvan para su recompensa y su perdón".

 

Una vez más, la vida, la Palabra, la reflexión nos recuerdan que las cosas no se diferencian de forma tan sencilla en blanco y negro, en lo bueno por un lado y lo malo por otro.

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 2 de Julio, 2008, 12:29, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Referencias (0)




<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com