Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


1 de Julio, 2008


Los vientos y el mar le obedecen

(Mt 8,23-27):   En aquel tiempo, Jesús subió a la barca y sus discípulos le siguieron. De pronto se levantó en el mar una tempestad tan grande que la barca quedaba tapada por las olas; pero Él estaba dormido. Acercándose ellos le despertaron diciendo: «¡Señor, sálvanos, que perecemos!». Díceles: «¿Por qué tenéis miedo, hombres de poca fe?». Entonces se levantó, increpó a los vientos y al mar, y sobrevino una gran bonanza. Y aquellos hombres, maravillados, decían: «¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?».

 

No es nada fácil el espectáculo. Nos hemos acostumbrado a leerlo en el Evangelio que no nos damos cuenta. La barca quedaba tapada por las olas. Hoy sigue pasando eso, tal cual, sin simbolismos, casi todos los días en muchos sitios de cualquier mar grande u océano. Los cayucos, pateras, barcos desvencijados que atraviesan los mares llevando en su interior a seres humanos,  que buscan mejor vida y que salen de los países empobrecidos a los enriquecidos, se encuentran también tapados por las olas, y muchas veces llevados por ellas al fondo del mar o a flotar en el limbo oceánico donde difícilmente pueden ser encontrados. Desde este trozo evangélico nuestro recuerdo emocionado y solidario hacia todos los que en este momento, cuando escribimos el texto o lo leemos, están pasando por esta situación, con el deseo sincero de que alguien les diga que no tengan miedo, que la situación del mundo va a ser más justa, que los bienes van a ser mejor repartidos, que la crisis alimentaria desaparecerá, que los gastos en armamentos cubrirán a partir de hoy las necesidades de los pobres y se utilizarán en inversiones que ayuden a generar empleos en sus países, donde han nacido, donde están sus familias, su cultura, su vida de siempre.

 

Pero las olas que cubren la barca, son también otras olas y otros barcos. Problemas, sufrimientos, desánimos, dificultades, enfermedades, luchas cotidianas –otro tipo de olas-  de cada uno de nosotros, con nombre y apellidos, de nuestras familias, pueblos, países y culturas –otro tipo de barcos. Y frente a estas situaciones el miedo no puede dominarnos, sino la confianza. La confianza en nuestras posibilidades de superación y la confianza de que estamos en buenas manos. Hace pocos domingos también nos lo repetía el Evangelio: no tengan miedo. Es un mensaje que se repite sin cesar, pues estamos guiados por Alguien al que hasta los vientos y el mar le obedecen.

 

 

Por arquina - 1 de Julio, 2008, 9:04, Categoría: General
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Julio 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com