Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Un vaso de agua

(Mc 9,41-50):  En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Todo aquel que os dé de beber un vaso de agua por el hecho de que sois de Cristo, os aseguro que no perderá su recompensa. Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar. Y si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela. Más vale que entres manco en la Vida que, con las dos manos, ir a la gehenna, al fuego que no se apaga. Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres cojo en la Vida que, con los dos pies, ser? arrojado a la gehenna. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado a la gehenna, donde su gusano no muere y el fuego no se apaga; pues todos han de ser salados con fuego. Buena es la sal; mas si la sal se vuelve insípida, ¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros y tened paz unos con otros».

 

Son algo exigentes las palabras del Maestro de hoy. Cortarse la mano o el pie, o arrancarse el ojo no es cosa de buen gusto. Y no sabemos quienes estarían dispuestos. Ha habido gente en la historia que sí, y los han declarado santos. Son como mensajes o expresiones algo radicales. Al menos así nos suena, de entrada. Pero igual lo importante es el comienzo del texto: saber dar un vaso de agua al que lo necesita, y hacerlo con generosidad. La cuestión es saber descubrir quienes tienen sed a nuestro lado, cerca o lejos de nosotros. Cerca, al fin de cuentas, porque hoy todo está al alcance de nuestra mano. Y de qué tienen sed, pues puede que no solo sea de agua, sino de justicia, de progreso, de desarrollo, de igualdad, de trabajo, de amistad.

 

Por eso quizá hoy nos habla también Jesús de los pequeños, no tanto o no solo de los niños sino como englobando a los humildes, ignorantes, indefensos, personas con escasa formación, todos aquellas que nuestra injusta sociedad ha relegado a una determinada escala social y que son contemplados desde arriba, como poca cosa.

 

La radicalidad que se nos pide, en definitiva, está en no escandalizar. Y escandalizamos cuando colaboramos, activa o por omisión, en que otros en nuestro mundo tengan sed o sigan siendo pequeños. Todo ello puede ser una lectura más integral del texto, y no quedarnos solo con el hecho de cortarnos una mano o un pie. Lo importante sería tomar conciencia de la repercusión que nuestras obras tienen ante El y ante los demás.

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 22 de Mayo, 2008, 12:34, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Comentarios 1 | Referencias (0)




<<   Mayo 2008  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com