Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


30 de Abril, 2008


Dios sigue hablando

(Jn 16,12-15):   En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «Mucho tengo todavía que deciros, pero ahora no podéis con ello. Cuando venga Él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir. Él me dará gloria, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho: Recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros».

 

No están acabadas las enseñanzas de Jesús. Continuarán. Su Espíritu, presente en cada uno y en la comunidad, nos seguirá guiando y enseñando. Lo seguirá anunciando. De muy diversas maneras. No podemos estar cerrados a métodos, costumbres, tradiciones, culturas. El sigue hablando y manifestándose. Mucho tiene todavía que decirnos. No podemos darnos por instruidos totales. Siempre somos aprendices. El Espíritu pone luz en nuestros corazones, y siempre, en buena conciencia y rectitud, sabemos cuando esa luz es verdadera e ilumina el camino y cuando no. El corazón también habla.

 

Poco a poco, en la medida que pasa el tiempo y ponemos en uso los medios que El nos ha dejado, iremos comprendiendo de manera más profunda la persona de Jesús y su obra. El seguirá siendo a lo largo de la historia el Mesías siervo, paciente, que quiere seguir restaurando el reino con la sencillez, la humildad, la verdad, el amor, la libertad que nos hace iguales aunque en la dificultad y los peligros nos lleve al morir. Y hay y habrá momentos en nuestra historia en que se nos abre o abrirá el entendimiento como a los de Emaús, como si fueran clases particulares en momentos determinados y necesitados. Son las llamadas de Dios que continúan en nuestras vidas, tanto desde el silencio como desde el fragor de los hechos sociales. Pero siempre en un encuentro personal con El.

 

Es en la escucha de Dios, que sigue dando señales de vida. Releyendo, meditando, acogiendo su Palabra desde un corazón pobre y abierto siempre la siembra produce fruto, porque el Espíritu del Señor continúa vivo. Como la lluvia empapa y fecunda la tierra, así será la palabra que sale de mi boca, decía el profeta. Es una palabra, la de Dios, portadora de vida, es como la comida para el sustento de nuestro cuerpo. Por eso sigue hablando, por eso tiene aún muchas cosas que contarnos y comunicarnos, y se acomoda a cada persona, a sus circunstancias y acontecimientos, pues si Dios es Palabra resulta también que Dios es comunicación. Solo tenemos que cumplir aquel encargo que nos viene desde el Antiguo Testamento: “¡Escucha!”.

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 30 de Abril, 2008, 10:03, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com