Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Madre de Dios y comienzo de año

(Lc 2,16-21): En aquel tiempo, los pastores fueron a toda prisa, y encontraron a María y a José, y al Niño acostado en el pesebre. Al verlo, dieron a conocer lo que les habían dicho acerca de aquel Niño; y todos los que lo oyeron se maravillaban de lo que los pastores les decían. María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón. Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho. Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, se le dio el nombre de Jesús, el que le dio el ángel antes de ser concebido en el seno.

Reciben el anuncio y van solícitos, luego lo desparraman por todas partes, no se quedan con la noticia, la cual es bien recibida por los que la oyen. Y bendecían a Dios por lo que habían visto. María observa, silenciosa, agradecida, con recogimiento interior, guardando dentro de sí lo que le viene, rumiándolo por dentro y gozándolo. Por eso luego es capaz de actuar, de estar disponible, porque es receptiva, porque ama también el silencio, porque habla poco y ejecuta lo que en su interior le van hablando. Por algo el primer día del año civil se comienza con la fiesta de María, como Madre de Dios. Es ejemplo a imitar, camino a seguir. Ha sido y sigue siendo la primera creyente. Con mucha mayor discreción, aún, está José, su compañero y padre solícito. Ambos en actitud contemplativa. La de María aparece de forma más explícita. Guardaba las cosas en su corazón.

 

Madre de Dios y madre nuestra. Desde aquel primer SI. Y en ese contexto comenzamos un año nuevo, que se puede presentar ante nosotros con la zozobra de lo desconocido, con la incógnita de sus días aún sin descubrir, con la inquietud y preocupación de lo que tendrá Dios preparado para nosotros y sobre cual puede ser nuestra respuesta o actitud. Pero desde el principio como en el dintel de una nueva etapa aparece la figura de María, madre de Dios. Y eso, todos los años, no solo este nuevo que está comenzando. El primer día María aparece como diciéndonos que es un año de Dios, que hagamos lo que el nos diga –palabras que fueron suyas un día- y mientras nos lo dice está y permanece a nuestro lado. Y junto a Ella tendremos más fuerzas para en este año ser testigos vivos de su Hijo, siendo luz, sembrando paz, pregonando la justicia, dándonos a todos sin reservas.

 

María, Madre de Dios y nuestra, gracias por serlo y danos tu aliento e inspiración en nuestro caminar de cada día en el 2008

 

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 1 de Enero, 2008, 12:07, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com