Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Como levadura en la masa

Mt 13,31-35):   En aquel tiempo, Jesús propuso todavía otra parábola a la gente: «El Reino de los Cielos es semejante a un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo. Es ciertamente más pequeña que cualquier semilla, pero cuando crece es mayor que las hortalizas, y se hace árbol, hasta el punto de que las aves del cielo vienen y anidan en sus ramas».

Les dijo otra parábola: «El Reino de los Cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo». Todo esto dijo Jesús en parábolas a la gente, y nada les hablaba sin parábolas, para que se cumpliese el oráculo del profeta: ‘Abriré en parábolas mi boca, publicaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo’.

Son cosas insignificantes la mayoría de las veces. Como el trabajo de una hormiguita. Pero con constancia en el quehacer puede dar, y de hecho ocurre, un fruto abundante. Se hace árbol o fermenta en un gran pan que sirve de alimento. Lo que nos hace crecer espiritualmente tiene que ver con lo pequeño, con los detalles de cada día, con la sencillez y la pobreza de medios. Es todo lo contrario de la ostentación y de la vanagloria. Pero se convierte en una gran obra, poco a poco, a veces de repente, da lo mismo, lo importante es que la constancia en ese quehacer da sus resultados, y desde adentro se forja un templo interior que puede dar sombra al cansado como el árbol o fermentar la masa social como la levadura al pan.

 

Son llamadas continuas, como un repiqueteo de campanitas pequeñas que no cesan a nuestro oído. Hoy de una manera, mañana de otra, pero siempre recordándonos que estamos en el mundo para eso: para ser luz, para ser sal, para hacer de sembradores, para ser árbol frondoso, para ser levadura, semilla que crece, fermento social. Con estas pequeñas cosas repasemos nuestro existir actual. Demos gracias por lo que ya hay de todo ello, y hagamos un pequeño compromiso en reforzar lo que ya existe.

 

 

 

 

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 30 de Julio, 2007, 10:27, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com