Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


De agobios y depresiones

(Mt 11,28-30):   En aquel tiempo, Jesús dijo: «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera».

 

 

 

 

La realidad cruda y dura es esa: que el agobio y la fatiga están a la orden del día en los seres humanos. La vida de cada día produce estrés. Son muchos los problemas y dificultades o tropiezos a los que nos vemos obligados ir sorteando en nuestro camino. Unas veces vienen del exterior: de nuestro entorno más cercano como puede ser la familia, los amigos cuando se producen faltas de entendimiento, roces, desavenencias, incomprensiones. Otras del trabajo, donde se dan injusticias, faltas de estima, inconsideraciones, envidias, pequeñeces que de repetidas se hacen grandes y aprietan el espíritu interior de cada uno. Está también las enfermedades, la muerte, …

 

Otras veces vienen de nosotros mismos, donde también encontramos esos escollos que hacen que sostengamos una lucha interior por permanecer fieles a nuestras normas y criterios, por seguir con generosidad las llamadas interiores que implican negación y suponen verdaderas batallas.

 

Cada día la depresión, los estados de ansiedad causan más bajas laborales en el mundo del trabajo. Están a la orden del día. Y frente a ellos acudimos unas veces a la química, otras a la terapia psicológica. Y no están nada mal. Para eso son los profesionales de la medicina. Para el creyente además Jesús nos da una pequeña receta, sin compromiso y gratuita: que vayamos a El todos, sean cuales fueren nuestros cansancios y agobios, que El nos dará el descanso que necesitamos. Ahí está también la piedra de toque de nuestra condición creyente: comprobar qué significa Jesús para nosotros, en la realidad que cada momento nos toca vivir, pues no podemos nunca analizarlo ideológica o abstractamente, sino en el terreno experiencial. Porque habremos de comprobar que esos agobios y tropiezos no son una carga, sino piedras en el camino que nos permitirán, con su ayuda, experimentarlos como ligeros pues El nos hará descansar.

 

 

 

 

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 19 de Julio, 2007, 9:35, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Julio 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com