Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


No juzguen, y no serán juzgados

 

 

(Mt 5,38-42):   En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No juzguéis, para que no seáis juzgados. Porque con el juicio con que juzguéis seréis juzgados, y con la medida con que midáis se os medirá. ¿Cómo es que miras la brizna que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu ojo? ¿O cómo vas a decir a tu hermano: ‘Deja que te saque la brizna del ojo’, teniendo la viga en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver para sacar la brizna del ojo de tu hermano».

 

En la mente de Jesús está el que nosotros llamamos criticón, el que todo lo enjuicia, el que no es capaz de mirar sus propios defectos, el que se cree superior a los demás, el que se siente con la capacidad de ser juez y discernir sobre lo bueno y lo malo, el que de alguna forma se siente perfecto, el que desde dentro de su corazón anida malas intenciones sobre el resto de las personas. Y a ellos les dice: No juzguen. Y lanza ese principio natural y de sentido común que debería presidir la relación entre los humanos: No hagas con los demás, lo que no quieras que hagan contigo.

 

Otra cosa es la corrección fraterna, el advertir, el reflexionar juntos sobre errores y aciertos, el hacer ver a los más pequeños sobre todo el camino a seguir, pero siempre dejando en libertad a la otra persona, y nunca mirando por encima del hombro propio, ni tampoco centrándose en las apariencias que casi siempre nos engañan.

 

Porque el único que tiene los ojos limpios, la mirada abierta y el corazón lleno de amor es Dios. Por eso dejemos que sea El quien juzgue. Pues El conoce a cada uno, y no juzga por las apariencias, y sabemos que ama tanto al otro como a nosotros mismos. Es, pues, una llamada a no dejarnos llevar por juicios o consideraciones rápidas, sin más elementos que lo vemos, oímos o suponemos. De esta forma lo estamos haciendo mal, con cierta crueldad, exigiendo cosas que nosotros mismos no cumplimos ni hacemos, sin darnos cuenta de las posibilidades que tiene la otra persona. Lo normal será acercarse, ante cualquier situación a analizar, con espíritu de diálogo, como hermano, como amigo, intentando enmendar situaciones donde todos podemos estar implicados. Ante situaciones así, lo normal siempre será aplicar el sentido común que Jesús nos recuerda: no hagas con los demás lo que no quieres que hagan contigo.

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 25 de Junio, 2007, 14:19, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com