Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


¿Qué opinan ustedes de mi?

Lc 9,18-24):  Y sucedió que mientras Jesús estaba orando a solas, se hallaban con Él los discípulos y Él les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?». Ellos respondieron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que un profeta de los antiguos había resucitado». Les dijo: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Pedro le contestó: «El Cristo de Dios». Pero les mandó enérgicamente que no dijeran esto a nadie.

Dijo: «El Hijo del hombre debe sufrir mucho, y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar al tercer día». Decía a todos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día, y sígame. Porque quien quiera salvar su vida, la perderá; pero quien pierda su vida por mí, ése la salvará».

 

 

No se olvida Jesús de mantener esos ratos de encuentro personal con su Padre. Con frecuencia aparece esa expresión en el Evangelio: “estaba orando a solas”. Una actitud a reflexionar, un ejemplo a seguir. No importa el tiempo, no es cuestión de cantidad de minutos. Es saber que hay un momento para quien se lo merece. Porque se lo merece, y también por puro egoísmo: porque lo necesitamos.

 

Y como ser humano gusta de saber lo que piensan y opinan acerca de El. Por eso pregunta a sus amigos lo que la gente dice de El mismo. Pero lo que más le importa es personalizar la pregunta y la respuesta en aquellos que le siguen, en los que decimos que somos sus seguidores. ¿Y ustedes, quién dicen que soy Yo?. Pedro, el más avispado, respondió en nombre de todos. Nosotros ¿qué responderíamos? ¿Quién es para nosotros Jesús de Nazaret? Una pregunta que podría ser como un test, que daría lugar a que expresáramos lo que cada uno tiene en su interior. Intentemoslo cada uno, y si lo ponemos por escrito mejor, aunque no es lo fundamental.

 

A ellos y a nosotros nos advierte. Es como si agradeciera que le estimamos, pero nos advierte. No será sencillo. Si tienen de Mí esa opinión tan acendrada, es bueno que se den cuenta que eso les va a costar renunciar a cosas de ustedes mismos, tendrán que negarse a si mismos, dejar atrás su orgullo, saber dar la vida, vivir la generosidad, no estar mirándose siempre el ombligo, centrados en si mismos. Si me siguen por interés, perderán. Pero si quieren perder sus intereses, entonces salvarán sus vidas. Ese fue también el testimonio de Juan el Bautista, cuya festividad es hoy: perdiendo su vida por el Mesías, la salvó.

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 24 de Junio, 2007, 5:43, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com