Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Donde está tu tesoro, está tu corazón

(Mt 6,19-23):   En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «No os amontonéis tesoros en la tierra, donde hay polilla y herrumbre que corroen, y ladrones que socavan y roban. Amontonaos más bien tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socaven y roben. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

»La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará luminoso; pero si tu ojo está malo, todo tu cuerpo estará a oscuras. Y, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡qué oscuridad habrá!».

 

         Tener cosas, poseer, consumir, igualarnos o parecernos al vecino que compró tal producto, poner el acento más en el tener que el ser, son valores del sistema de nuestro mundo en el que vivimos. Por eso dice Jesús que su Reino no es de este mundo: nuestro tesoro debe estar en lo esencial, el tener radica en el corazón, y lo importante es la perspectiva desde donde nos situamos para mirar la realidad, la vida, la historia. Si tu ojo está sano, si tu vista está limpia, si tu mirada viene desde la luz interior donde todos somos iguales, donde el amor resplandece, donde la soberbia no impera, donde la igualdad es un horizonte a acercar, todo tu cuerpo estará luminoso y emprenderá iniciativas de luz y de sabiduría. La recta intención siempre produce justas acciones, las cuales no van a estar presididas en su valoración por el tener tanto o más que el vecino, sino por el impulso de la fraternidad en el mundo, que es el mensaje central de Jesús, y ayer nos recordaba enseñándonos el Padre Nuestro.

 

         Por otra parte, una pregunta importante, a la luz de este texto, que hemos de hacernos es dónde tenemos puesto nuestro corazón para saber qué es lo que valoramos, qué buscamos, qué deseamos, por qué luchamos, cuáles son nuestros planes en la vida, con qué soñamos. En la sinceridad de nuestras respuestas a estas preguntas encontraremos también el saber donde estamos acumulando nuestras riquezas.

 

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 22 de Junio, 2007, 3:02, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com