Buscando la luz
Reflexiones creyentes


Inicio
Enviar artículo

Acerca de
Suscríbete al blog

Categorías
General [4] Sindicar categoría
Comentarios al Evangelio [747] Sindicar categoría
Reflexiones creyentes [42] Sindicar categoría
Testimonios [6] Sindicar categoría
Textos [8] Sindicar categoría

Archivos
Mayo 2010 [5]
Abril 2010 [5]
Marzo 2010 [7]
Febrero 2010 [6]
Enero 2010 [16]
Diciembre 2009 [22]
Noviembre 2009 [19]
Octubre 2009 [19]
Septiembre 2009 [6]
Agosto 2009 [8]
Julio 2009 [4]
Junio 2009 [15]
Mayo 2009 [20]
Abril 2009 [25]
Marzo 2009 [24]
Febrero 2009 [22]
Enero 2009 [24]
Diciembre 2008 [27]
Noviembre 2008 [24]
Octubre 2008 [26]
Septiembre 2008 [17]
Agosto 2008 [24]
Julio 2008 [23]
Junio 2008 [30]
Mayo 2008 [30]
Abril 2008 [30]
Marzo 2008 [31]
Febrero 2008 [29]
Enero 2008 [31]
Diciembre 2007 [31]
Noviembre 2007 [29]
Octubre 2007 [31]
Septiembre 2007 [25]
Agosto 2007 [20]
Julio 2007 [30]
Junio 2007 [31]
Mayo 2007 [29]
Abril 2007 [12]

Sindicación (RSS)
Artículos
Comentarios

 


Compartir lo que se tiene, sin sobresalir

Mc 12, 38-44: “En aquel tiempo, dijo Jesús a las gentes en su predicación: «Guardaos de los escribas, que gustan pasear con amplio ropaje, ser saludados en las plazas, ocupar los primeros asientos en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; y que devoran la hacienda de las viudas so capa de largas oraciones. Esos tendrán una sentencia más rigurosa.

Jesús se sentó frente al arca del Tesoro y miraba cómo echaba la gente monedas en el arca del Tesoro: muchos ricos echaban mucho. Llegó también una viuda pobre y echó dos moneditas, o sea, una cuarta parte del as. Entonces, llamando a sus discípulos, les dijo: «Os digo de verdad que esta viuda pobre ha echado más que todos los que echan en el arca del Tesoro. Pues todos han echado de los que les sobraba, ésta, en cambio, ha echado de lo que necesitaba todo cuanto poseía, todo lo que tenía para vivir».

 

 

Nunca le han gustado a Jesús las apariencias, el quedar por encima de los otros o los intentos de sobresalir. De muchas formas lo ha dicho y lo ha expresado. Lo nuestro es servir, ha venido a decir, y lo explicó bien lavando los pies a sus discípulos. Por eso como que se irrita ante lo que está observando. Y hace después partícipe a sus discípulos de lo que sucede a su alrededor. Ve a los maestros de la Ley, a los escribas y fariseos buscando los primeros puestos, haciendo ostentación de su categoría en las ropas, exigiendo los saludos de unos y otros, y apareciendo ante todos como los buenos de la sociedad, mientras abusan de los pobres, porque al hablar de las viudas, se refiere entonces generalmente a los más pobres y con menos recursos, a lo que hoy llamaríamos los ambientes de exclusión social. Jesús no solo se da cuenta de ello sino que se lo hace notar a los suyos y les dice que “esos recibirán mayor castigo”.

 

Es una llamada clara a pensar en los otros, en los que tienen menos. Los escribas, con gran conocimiento de la ley, con mayores estudios, con mejores medios económicos, y, sin embargo, ni comparten ni ayudan, y solo miran sobre el hombro a los demás. Son aplaudidos, casi envidiados y, sin embargo, merecen que se les mire con pena.

 

Por otra parte el Evangelio de hoy nos cuenta el hecho de la pobre mujer que echa en el arca del tesoro unas monedas de poco valor, pero la cantidad no es lo que prima sino la calidad, y la mujer da de lo que tiene, comparte de lo poco que tiene, y no de lo que le sobra. Por eso “esta viuda ha dado más que ninguno”. No se trata de dar limosna, se trata de hacer justicia. No de dar lo que nos sobra, sino compartir lo que se tiene. Todavía hoy a nuestras parroquias y centros sociales llega mucha gente con bolsas de ropa para los que tienen menos, y los voluntarios y trabajadores de esas organizaciones han de mirar pieza por pieza para tirar a la basura casi el cien por cien de lo que traen, pues solo han venido con lo que les sobra, con lo que les molesta en el armario, y está mas que usado, para tirar. Dan no para compartir, sino para quitarse de encima lo que les molesta. Y eso no es el dar que nos enseña Jesús. El ejemplo de la viuda lo pone claro. No solo en monedas, en ropa, sino en una sonrisa, en nuestro tiempo, en un rato de compañía, en una llamada telefónica, en un minuto para escribir un email. Lo poco que tenemos eso es lo que El espera que demos.

 

 

Por María Consuelo Mas y Armando Quintana - 9 de Junio, 2007, 14:43, Categoría: Comentarios al Evangelio
Enlace Permanente | Referencias (0)




<<   Junio 2007  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Enlaces
eGrupos
ZoomBlog

Otros blogs
Para ser diferentes
Pequeñas semillitas
Restauración de lo alto
Testigos del Evangelio

 

Blog alojado en ZoomBlog.com